"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

viernes, 17 de agosto de 2012

METODOLOGÍA DEL YOGA por Swami Asuri Kapila - part 2


No hay que olvidar que las principales realizaciones para la obtención de la Yoga son:
YAMA (34): no matar ni destruir ninguna manifestación de la vida, ser verídico y no malgastar las fuerzas sexuales por el mero placer de la sensualidad. Esta es la primera etapa de la RAJA YOGA.
Después viene NIYAMA (35), que es la purificación externa, alegría, estudio metódico y completa devoción a Dios. Esta es la segunda etapa de la RAJA YOGA. ASANA es la tercera etapa de la llamada ASHTANGA-YOGA, mientras que PRANA-YAMA es la cuarta.

Los ordinarios ejercicios físicos desarrollan solamente los músculos superficiales; con ellos es posible volverse un perfecto atleta con un hermoso físico. Pero las Asanas están hechas muy especialmente para desarrollar concienzudamente los órganos internos, el hígado, los intestinos, los riñones, el páncreas, el cerebro, los pulmones, y muy especialmente para llevar un estímulo vivificador al complejo sistema de glándulas endocrinas (timo, tiroides, para tiroides, hipófisis, pineal, etc.) que juegan un importante papel en la economía de la Naturaleza para el mantenimiento de la salud, en el metabolismo, el crecimiento, y muy especialmente para permitir la armonía y perfecta nutrición de las diferentes células que componen los tejidos de nuestro cuerpo físico. Se darán, aquí, en estos cursos, los dibujos correspondientes a cada Asana a medida que aparezcan los comentarios sobre ellas. La raza actual necesita mejorarse, porque múltiples factores de la vida moderna han llevado a la generación de la misma en la forma física, mental y espiritual. Nuestro deseo es que, a medida que se vayan practicando estas Asanas, se obtengan interesantes resultados, a fin de preparar una futura raza de hombres y mujeres más aptas para la viada y especialmente capacitadas, estas últimas, para llevar a cabo la misión de madre, (que es la más sagrada de todas) y poder dar así a su hijos sanos, hermoso y perfectos, física, mental y espiritualmente.

ASANAS PARA PRACTICAS LA MEDITACIÓN – DHYANA (36)

Recomiendan los Gurúes de la India, para la práctica de la meditación y también para lo que ellos llaman JAPA (37) (repetición de los mantrams y palabras sagradas), ejercitar cuatro Asanas que llevan respectivamente los nombres de:
PADMASANA (38), SIDDHA (39), SWASTICA (40) y SUKHASANA (41).
Es necesario saber lo siguiente; si no se asegura primeramente la perfecta realización de una Asana, no se podrá nunca llegar a la perfecta meditación. Cuando más tranquilo se esté en la Asana, más fácil será poder concentrarse y enfocar la mente hacia un solo propósito. Primero se empezará con cinco minutos, luego con diez, veinte, etc., hasta llegar a una hora, y recién se podrá dar uno mismo cuenta de la infinita paz y tranquilidad que invadirán al cuerpo físico, y que, por reflejo, alcanzarán la mente. Cuando se sienta uno en una Asana, hay que pensar lo siguiente: “Yo estoy tan firme como una roca, nada puede sacudirme”. Hay que dar a la mente esta poderosa sugestión por lo menos una docena de veces; entonces la Asana se realizará perfectamente. El cuerpo del practicante debe parecerse a una estatua viviente, cuando se practica esta Asana para la meditación. Después de seis meses de constante práctica, será posible permanecer en una Asana durante muchas horas sin sentir el más mínimo cansancio o molestia.
Si se siente, al empezar, algún dolor en las piernas, se descansará por algunos instantes dándose algunos masajes suaves con las manos a lo largo de las piernas y se vuelve a repetir la Asana. Hay que practicarlas de mañana al levantarse, al mediodía y antes de ir a acostarse. Póngase la cabeza, el cuello y el tronco en línea recta; esto es muy importante, más adelante explicaremos por qué. No hacer otra Asana antes de que se haya dominado bien la primera.

Hoy empezaremos con la llamada PADMASANA que significa, en sánscrito, la “postura del loto”. Padma significa loto, y Asana, postura, porque cuando es llevada a cabo presenta todas las apariencias de una flor de loto, razón por la cual los Gurúes de la India la llamaron así. Es también conocida por otro nombre: KAMALASANA (42). Kamala significa igualmente loto. Entre las cuatro
posturas aconsejadas por los Maestros clásicos de la Yoga para la práctica de la meditación, Padmasana está considerada como la más importante y la más clásica, siendo también la mejor para ponerse en comunicación con los planos más sutiles de la Naturaleza. Todos los RISHIS hablan de esta postura con los términos más auspiciosos, es considerada una Asana vitalizadora, vivificadora
y muy recomendable para las mujeres, pudiéndose practicar tanto por una persona de edad como por los niños.

TÉCNICA
Sentarse en el suelo sobre una alfombra extendiendo las piernas hacia adelante; entonces colóquese el pie derecho sobre el muslo izquierdo, y el pie izquierdo sobre el muslo derecho.
Es necesario mantener el tronco, el pecho y el cuello bien derechos durante la práctica de la Padmasana. Recomendamos muy especialmente tomar en cuenta estos  consejos que aseguran el éxito y los resultados visibles. El estudiante deberá tener un rinconcito especial para practicar las Asanas, siempre el mismo, tranquilo, apartado de todo ruido molesto, interrupciones, malos olores, aguas sucias, aire contaminado, siendo lo más apropiado una piecita dedicada especialmente para aquella finalidad.
El ideal es también poder realizar las Asanas en una azotea con aire y sol, recibiendo en tal forma el organismo triple beneficio: el estímulo de las Asanas, el aire que fortalecerá los pulmones y el sol que nutrirá y tonificará todos los tejidos, factores muy importantes para salud.
Ahora bien, si se tiene una piecita para dedicarla exclusivamente a esto, es lo ideal; hay que usarla como un verdadero santuario, penetrando en ella con devoción, seriedad y fe en lo que se va a realizar, quemando si es posible, algún perfume para purificar el ambiente, como se acostumbra a hacer, antes de toda realización espiritual, en Oriente. No de debe hacer penetrar a nadie en ella, para que así no se desarmonice el aura personal, que por la continua presencia del discípulo se irá, naturalmente, formando día a día, y cargándose de sus emanaciones emocionales y mentales; esta última advertencia es muy importante para la realización de trabajos altamente espirituales, donde la
mente debe de estar en un perfecto estado de receptividad.
Ahora bien, cualquier rincón es bueno siempre que sea interrumpido durante la práctica de las Asanas, si no se busaca aquella finalidad y sí sólo el lado del mejoramiento físico y el embellecimiento del organismo. Ser en lo más posible contaste y practicar todos los días a las mismas horas. No hacer Asanas con el estómago cargado de alimentos y especialmente de líquidos, pues podría acarrear serios percances no tomar en cuenta esta advertencia. Lo mejor es practicar siempre en ayunas. No hacer Asanas si se está de mal humor o si la mente se encuentra intranquila, cargada de muchos y variados pensamientos, como de odio, rencor, envidia, sensualidad, etc. Hay que entrar en aquel pequeño templo con la mente completamente libre de cosas materiales, o sea hablando en términos de la Yoga, dejar los VRITTIS (43) afuera para que CHITA(44) esté completamente tranquila como la superficie de un lago, sin oleaje, porque, como dice PATANJALI, el Ven. Maestro de la Yoga: “Yoga es no permitir que la materia mental (Chita) tome diversas formas (Vrittis).”
No cansarse en exceso; hacer las Asanas muy despacio, sin violencia; no abusar de ellas en los primeros tiempos; recordar lo que no puede hacerse en un día, se hará en cinco o diez, paulatinamente; que todo estudio necesita su técnica y su tiempo adecuado.
Como hemos dicho anteriormente, la Padmasana es casi siempre la primera postura que adoptan los que se dedican a la Asana Yoga, por ser la más clásica; ella da para la DHYANA el debido estado de tranquilidad física, mental y espiritual. Es bastante fácil de realizar con ejercicios, y además, otorga un descanso muy especial al cuerpo físico; los sabios Gurúes tenían necesidad de encontrar una postura que reuniera todas aquellas cualidades y que pudiera ser practicada hora y hora sin que el cuerpo físico se resistiera, sin que le causara daño y también para que, durante la práctica de las diferentes Yogas, la menta pudiera abstraerse largas horas; y así nació aquella hermosa Asana
que lleva el título de Padmasana.
Es generalmente con ella que los yoguis realizan el llamado PRANAYAMA (control de la respiración) y JAPA (recitación de las oraciones y palabras sagradas: mantrams). Cuanto más tranquilidad adquieren el cuerpo y la mente, tanto más fácil le será al estudiante realizar, más adelante, la meditación yoguística. Solamente ciando se sea capaz de quedar horas enteras en aquella
Asana, se llegará a un completo control y dominio del cuerpo y de la mente.
Es un espectáculo verdaderamente inolvidable, que queda siempre grabado en la mente, observar a un yogui o asceta entregado en meditación en Padmasana; creeríase una estatua de bronce, incansable y hierática, que nada ni nadie puede turbar. Al practicar esta Asana, se sentirán en los primeros
tiempos, algunos dolores en las piernas; pero no hay que alarmarse; esto sucede por falta de práctica. Poco a poco aquellas molestias irán desapareciendo a medida que se acostumbren los músculos y tendones de las piernas. Nada se hace sin pequeño sacrificios. Pero se será ampliamente recompensado con el tiempo, y se sentirá una gran alegría y un inmenso bienestar durante los momentos en que se realice la Padmasana.
Cuando se practique la Padmasana, ciérrense los ojos, concentrando la mente sobre el espacio que está entre las dos cejas, llamado en término yoguístico TRIKUTE (45), la “montaña sagrada de tres picos”. Se puede también concentrar la mente sobre el chacra46 o plexo cardíaco, al que suele llamarse Loto del Corazón, ANAHATA CHACRA (47) en sánscrito, “Asiento de la Rueda de la Vida”, situado en el centro del corazón. Y la concentración puede igualmente realizarse, durante la Padmasana, tanto sobre los diferentes plexos que se darán a conocer más adelante, como sobre la punta de la nariz, que viene a ser el “Registrador de la visión interna”. Esta última meditación necesita una técnica muy especial que daremos a conocer en otros cursos, cuando se explique el método de concentración sobre los objetos internos y externos, etc….
Existen una docena de variantes de Padmasana que estudiaremos antes de conocer a las demás Asanas que le siguen. El yogui, antes de realizar el supremo ideal de la Yoga, que es unir su YO divino al YO universal, empieza primeramente por purificar su cuerpo físico y luego su mente, lo que traerá inexorablemente por reflejo, la purificación de los Vehículos Superiores.

GLOSARIO
34 – YAMA: Observancia del respeto a la vida, recto pensar y pureza
35– NIYAMA: Dominio, continencia, primera observancia, una de las ocho partes de laYoga.
36– DHYANA: Meditación, contemplación.
37– JAPA: Repetición de oraciones, de palabras mágicas, de mantrams.
38– PADMASANA: Postura del Loto, flor de Loto.
39– SIDDHA: Yogui perfecto.
40– SWASTICA: Cruz de cuatro pies fundada por FO-GHUI, año 1024 a. de C.
41– SUDHASANA: Postura de la felicidad, placer, deleite, alegría.
42– KAMALASANA: Postura del Loto.
43– VRITTIS: Pensamientos que invaden la mente y la ofuscan.
44– CHITTA: Materia mental.
45– TRIKUTE: La montaña sagrada de tres picos.
46– CHACRA: Plexo.
47– ANHATA CHACRA: Plexo situado en el centro del corazón, llamado también “Asiento o
Rueda de la Vida”.

VARIANTES DE LA PADMASANA.
La postura PADMASANA puede ser hecha con variantes. Basadas sobre ellas existen más de diez posturas diferentes, las que serán dadas a conocer en este curso.
1º Artha Padmasana (48).
2º Virasana (49)
3º Parvatasana (50) (La postura de la montaña).
4º Samasana (51) (Postura simétrica).
5º Karmukhasana (52).
6ºUttida Padmasana (53).
7º Baddha Padmasana (54).
8º Oordhva Padmasana (55).
9º Lolasana (56).
10º Kukhutasana (57).

Explicaremos las más fáciles de practicar.
La ARTHA PADMASANA está hecha para aquellos que no pueden hacer de golpe la PADMASANA por las dificultades que experimentan en la colocación de los pies. Si no se puede, al principio, colocar ambos pies sobre los muslos, se pondrá un pie sobre un muslo durante cierto tiempo, y el otro pie sobre el otro muslo más adelante, para poder así acostumbrarse a la colocación de ambos pies separadamente, lo que será fácil llevar a cabo después de alguna práctica. Ejercitándose en esta media postura que se llama ARTHA PADMASANA durante algunos días, se conseguirá hacer paulatinamente la PADMASANA completa.
La VIRASANA, que significa “postura del héroe”, se hace de la siguiente manera:
Sentarse con comodidad en el suelo, colocar el pie derecho sobre el muslo izquierdo y el pie izquierdo bajo el muslo derecho.
La PARVATASANA, que significa “postura de la montaña”, se hace de la siguiente manera:
Hacer la PADMASANA, luego levantarse sobre las rodillas y elevar las manos.

Cuando se hace esta ASANA, durante los primeros días es necesario poner algo detrás de la espalda para no perder el equilibrio; así que lo mejor es tomar esta postura apoyándose contra la pared. Siendo necesario también, en los primeros días, poner algo debajo de las rodillas para no herirlas, lo mejor es hacer esta postura sobre un colchón hasta habituarse, y luego se hará sobre el suelo solamente con una alfombra.
La SAMASANA se hace de la siguiente manera:
Colocar el talón izquierdo sobre la extremidad superior del muslo derecho y le talón derecho sobre la extremidad superior del muslo izquierdo. Durante esta Asana es preciso que el cuerpo esté bien derecho y sin moverlo.
La KARMUKHASANA se hace de la siguiente manera:
Sentarse en PADMASANA, tomar el dedo mayor del pie derecho con la mano derecha y el, dedo mayor del pie izquierdo con la mano izquierda haciendo, así, con esta posición de manos y codos, una postura simétrica.
La UTTIDA-PADMASANA se hace de la siguiente manera:
Sentarse en PADMASANA y colocar las palmas en el suelo a los costados. Apoyándose sobre las palmas, levantar el cuerpo, haciendo todo lo posible para que no haya temblores durante este movimiento de levitación. Retener el aliento todo el tiempo que dure aquélla. Recién cuando se vuelve a recuperar la posición inicial, o sea nuevamente sentado, se expira el aire inspirado y retenido en el momento de la levitación.
BADDHA PADMASANA.
Esta asana (que es una variante de la Padmasana) se practica como sigue:
1) Sentarse en Padmasana procurando hacer llegar los talones hasta las regiones inguinales.
2) Llevar el brazo derecho por detrás del dorso y asir con la punta de los dedos de la mano derecha el dedo gordo del pie derecho.
3) Luego llevar el brazo izquierdo por detrás del dorso y asir con los dedos de la mano izquierda el dedo gordo del pie izquierdo.
4) Mientras se ejecutan estos dos movimientos de los brazos inclinar la cabeza hasta que el mentón toque sobre el pecho y dirigir la mirada hacia la punta de la nariz.
5) Después de haberse quedado algunos segundos en esta posición volver a la Padmasana.
6) Inspirar lenta y profundamente contando mentalmente hasta 7, retener el aliento contando mentalmente hasta 7 y expirar también lenta y profundamente, contando mentalmente hasta 7.
7) Durante la expiración pronunciar el rnonosílabo sagrado OM. La perfecta ejecución de esta asana es muy difícil para los principiantas y es por eso que les recomendamos durante el primer mes realizar la "media postura", es decir, asir solamente el dedo gordo del pie derecho con los dedos de la mano derecha. Durante el segundo mes podrá repetirse el ejercicio, pero asíendo el dedo gordo del pie izquierdo con los dedos de la mano izquierda. Para facilitar esos movimientos es conveniente flexionar algo el dorso hacia adelante.
Recién después de ejecutar bien la "media postura" se podrá ejecutar en forma completa esta asana.

BENEFICIOS DERIVADOS DE LA BADDHA PADMASANA.
Los beneficios derivados de la continua práctica de esta asana son los siguientes:
1) Curación de diversas enfermedades crónicas del sistema digestivo como gastritis, dispepsias, hiperacidez, gastroectasia, qastroptosis, fermentación y putrefacción intestinal, colitis, estreñimiento, etc.
2) Retomo al normal funcionamiento de los órganos endoabdominales (hígado. bazo, páncreas).
3) Eliminación de las causas que obstaculizan el normal funcionamiento de los riñones.
4) Desaparición gradual de la autointoxicación y desaparición de todas aquellas manifestaciones patológicas que de ella dependen.
5) Tonificación de los músculos de los brazos, dorso, tórax, abdomen y piernas.
6) Mejor riego sanguíneo de todo el cuerpo y aumento de la elasticidad de los vasos.
7) Desaparición gradual del lumbago.
8) Extraordinaria tonificación del plexo solar y aumento de la circulación del prana por sus innumerables ramales nerviosos.
9) Tonificación gradual de todo el sistema nervioso central y periférico. Hasta que no podarnos estar en condición de practicar la Baddha Padmasana en forma perfecta y quedarnos en esta postura por un tiempo variable de 40 minutos a una hora, no podremos apreciar en forma sensible sus benéficos efectos.
La demás variantes de la PADMASANA no serán dadas aquí por no considerarlas de utilidad práctica para los estudiantes.
Salud en los cuerpos. Paz en los corazones y Unión con todos los seres.
Estudiaremos ahora la segunda y más importante ASANA, llamada SARVANGASANA (la postura de todos los miembros). Esta Asana; si se la practica constantemente, es extraordinaria en sus resultados por sus enormes beneficios, tanto físicos como mentales y espirituales. Se le dio el nombre de SARVANGASANA, porque en ella se ponen en movimiento “todos los miembros y, como consecuencia, los órganos internos reciben diferentes estímulos. Vamos a explicar su técnica:
Colocarse acostado de espaldas acostado sobre el colchón (al comienzo; y luego sobre una alfombra) y levantar lentamente las piernas en el aire. Luego elevar el tronco hasta quedar en posición casi vertical.. Hacer descansar los hombros apoyando la región lumbar sobre las manos, al tiempo que los codos descansan en el suelo; después presionar el mentón contra el pecho formando así un cierre llamado en términos yoguísticos JALANDHARA-BANDHA.
Durante este ejercicio debe guardarse un perfecto equilibrio, no permitir que el cuerpo se mueva de un lado a otro y mantener siempre bien extendidas las piernas. Al terminar esta ASANA, vuélvese a colocar otra vez y muy elegantemente las piernas en el suelo, evitando temblores. Todo el peso del
cuerpo, pues, descansa sobre la parte superior de la espalda y los codos como únicos soportes. Durante esta postura es necesario concentrar el pensamiento sobre la glándula tiroides, que hállase situada en la región anterior del cuello y exactamente delante de la laringe. Inspirar y retener el aliento lentamente y espirar después el aire, repetir estos movimientos respiratorios por tres veces. Se puede practicar la SARVANGASANA dos veces por día, de mañana y de tarde.
Los beneficios de esta ASANA son los siguientes:
La glándula tiroides desempeña en el organismo una importante función hormónica. Todos sabemos que la tiroides contribuye poderosamente, mediante su secreción hormónica, al equilibrio de las diferentes funciones orgánicas (circulatorias, respiratoria, metabólica, genital, etc.), junto con glándulas endocrina, como por ejemplo, la hipófisis, la pineal, la suprarrenal, las glándulas sexuales, etc. Si la tiroides se enferma, todas las demás glándulas endocrinas se resienten de esta disfunción, y en el organismo se establecen aquellos síndromes conocidos en la Medicina como consecuencias desendocrínicas.
La SARVANGASANA se realiza especialmente para tonificar la tiroides y, consecuentemente, favorecer las armónicas funciones del organismo. La SARVANGASANA determina una hiperemia en los plexos arteriales raquídeos, en la periferia del origen de los nervios espinales. Esta hiperemia determina una mejor nutrición de los centros nerviosos como consecuencia del prana aportado por la sangre (59); y nosotros sabemos que, donde hay prana, hay Vida y Salud, que es la resultante de un armónico y perfecto equilibrio físico, mental y espiritual. Esta ASANA permite, pues, una mayor elasticidad de la columna vertebral y, como consecuencia de la mejorada circulación de la sangre, impide a las arterias endurecerse prematuramente, lo que es, como sabemos, señal de cercana vejez.
Es tanta la importancia que los Venerables “Gurúes” de la India conceden a esta Asana que la llaman también Asana “Misteriosa”.
El “Gurú” Sivananda la recomienda muy especialmente a sus discípulos junto con otra llamada SIRSHASANA (60), que estudiaremos más adelante. Este Venerable Gurú dice que basta poner en práctica tres Asanas fundamentales para mantener el cuerpo y la mente en perfecta salud, y asegura que no es necesario hacer ni paseos ni otra clase de ejercicios violentos. Este Gurú es un gran Asana-Yoguín (61) que muestra, como resultado de su larga práctica, los beneficios de la Asana Yoga en su rostro hierático y en su porte majestuoso, en todos sus rasgos de super-hombre. En la India goza
de una gran veneración, no sólo por parte de sus discípulos, sino también por parte del pueblo en general.
Esta Asana retarda la vejez y ayuda a la castidad, llamada en sánscrito BRAHMACHARYA (62). Tiene la peculiaridad de rejuvenecer a los que han perdido prematuramente la juventud y fortifica y renueva la potencia sexual.
Cura muchas enfermedades agotadoras y especialmente las “emisiones seminales nocturnas”. Actúa como tonificante y como poderoso purificador y desintoxicante de la sangre; cura las enfermedades de los ovarios, de la vejiga y otras clases de enfermedades sexuales. Se la recomienda a las mujeres en caso de esterilidad y a las jovencitas para mantener la elasticidad del cuerpo.
La SARVANGASANA despierta también a Kundalini (63) y aumenta el “fuego digestivo” llamado JATHARAGNI (64). Cura la dispepsia, la constipación y otras enfermedades gastrointestinales crónicas. En fin, en una palabra, tonifica y vivifica el organismo.

GLOSARIO:
48 ARTHA PADMASANA – “Medio Loto”, media postura. Significa además: estímulo, provecho,
causa, razón, beneficio, propósito, interés.
49 VIRASANA – Variante de la Padmasana. “Vira, significa héroe, jefe, hombre.
50 PARVATASANA – Postura de la montaña.
51 SAMASANA – “Postura igual”. Sama significa igualdad, identidad, semejanza.
52 KARMUKHASANA – “Postura de Causa y Efecto”.
53 UTTIDA PADMASANA – “Postura del elevado loto”. Uttida significa nacido, originado,
aparecido, manifestado, elevado, dedicado, sólido.
54 BADDHA PADMASANA – “Postura del loto ligado”. Baddha significa ligado, condicionado.
55 OORDHVA PADMASANA – Otra variante de la Postura del loto.
56 LOLASANA – “Postura ansiosa”. Lola significa deseoso, ávido, inquieto.
57 KUKKUTASANA – Kukkuta significa montaña.
58 JALANDHARA-BANDHA – Cierre del mentón contra el pecho.
59 PRANA – Principio vital, aliento de vida, energía o potencia activa que produce todos los
fenómenos vitales.
60 SIRSHASANA – Postura importante en la práctica yoguística, que significa “de arriba hacia
abajo”.
61 ASANA-YOGUIN – El que enseña y practica las Asanas.
62 BRAHMA-CHARYA – Práctica de la continencia sexual, castidad, voto de castidad.
63 KUNDALINI – El “fuego serpentino”. Plexo existente en la región sacral, potencia eléctrica
que todos los seres tienen en potencia.
64 JATHARAGNI – “Fuego digestivo".

Fuente: revista "La Iniciación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...