"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

viernes, 18 de mayo de 2012

VINYASA KRAMA YOGA - Ramaswami y Desikachar

VINYASA KRAMA por Srivatsa Ramaswami

 Ramaswami
El Vinyasa Krama Yoga es una antigua práctica de desarrollo físico y espiritual. Es un método sistemático de estudio, práctica, enseñanza y adaptación al yoga. Este enfoque del vinyasa krama (metodología del movimiento y la secuencia) para practicar el yogasana (postura de yoga) es único en el yoga. Al integrar las funciones de la mente, el cuerpo y la respiración en un mismo marco de tiempo, quien adopte este método experimentará un júbilo real en la práctica del yoga. Cada una de las importantes posturas (asanas) se practica con diversos vinyasas (variaciones y movimientos) muy elaborados. Cada variación está unida a la siguiente a través de una sucesión de movimientos de transición específicos, sincronizados mediante la respiración. La mente sigue atentamente la lenta, suave y controlada respiración ujjayi del yoga; y la unión del cuerpo y la mente tiene lugar con el acto de la respiración como arnés.

El legendario yogui Sri. Tirumalai Krishnamacharya, mi gurú durante treinta años, volvió a poner este método en uso y le devolvió su importancia. En la década de 1930 escribió un librito llamado Yoga Makaranda (La miel del yoga), en el que explica con una fluidez considerable el sistema del vinyasa krama. Escogió algunas secuencias, utilizando unos cien vinyasas y, actualmente, algunas escuelas enseñan esas mismas secuencias como vinyasa krama. Pero en su libro, mi gurú también menciona que ha aprendido setecientos asanas de su maestro e indica que lo que se incluye en Yoga Makaranda es sólo una pequeña muestra. Por ejemplo, en Yoga Makaranda, asanas como la postura sobre la cabeza y la postura sobre los hombros se muestran sin ningún vinyasa. Sin embargo, yo he estudiado personalmente las secuencias vinyasas exhaustivamente con Krishnamacharya en estos grupos de asanas.

El vinyasa krama yoga se ajusta fielmente a la definición más completa del yoga clásico. El yoga se suele definir de dos modos: en uno, se define como unión, o yukti en sánscrito; en otro, es una paz mental, o samadhana (samadhi).

Al emplear la respiración como arnés, el vinyasa krama yoga combina el cuerpo y la mente y así se crea el yoga de la unión. Como la mente sigue a la respiración, este método es parte de un proceso global y se alcanza un nivel elevado de paz mental (samadhana). De este modo, el trasfondo de la paz y el júbilo se establece permanentemente.

LOS PARÁMETROS DEL VINYASA YOGA

La palabra sánscrita vinyasa está compuesta por el prefijo vi, que significa ‘variación’, y el sufijo nyasa, que significa ‘con parámetros recomendados’. Los parámetros recomendados del yoga clásico con respecto a los yogasanas, según el Yoga Sutra de Patanjali, son:

Firmeza (sthira): Para una postura de tanta calidad como un yogasana, quien la practique debe tener la capacidad de permanecer firme en una postura, ya sea de pie (tadasana) o sobre la cabeza (sirsasana).

Comodidad (sukha): El uso de la respiración y la atención de la mente a la respiración, marcas distintivas del yoga, aseguran que existan un júbilo y una relajación considerables en quienes lo practican.

Respiración suave y prolongada (Prayatna sithila): Éste es el método recomendado por Patanjali para facilitar la práctica del yoga. El prayatna (esfuerzo) hace referencia aquí al jivana prayatna o esfuerzo de la vida, que es, como podrás adivinar, la respiración. Quiere decir que, al practicar asanas, la respiración debe ser suave y prolongada. Así que, para practicar yoga correctamente, uno no debe respirar muy fuerte. Al contrario que con los ejercicios aeróbicos que tienen sus propios beneficios–, ni el ritmo respiratorio ni el cardíaco deben aumentar durante la práctica del yoga. Nuestro ritmo respiratorio normal se encuentra
entre quince y veinte respiraciones por minuto. Como los movimientos son lentos en el vinyasa yoga, uno tiene que ralentizar también su propio ritmo respiratorio. Hay que inspirar en cinco segundos durante un movimiento de expansión –como un estiramiento de brazos o piernas o al doblar el cuerpo hacia atrás– y espirar lentamente cuando se dobla el cuerpo hacia delante, se gira, se flexionan las rodillas o se hacen cerraduras o llaves corporales similares.
La inspiración suave que acompaña a un movimiento de expansión se conoce como brahmana kriya o acción (respiratoria) expansiva; la espiración durante la contracción del cuerpo se llama langhana kriya o acción (respiratoria) de contracción o reducción.
Cuando se inspira al hacer un movimiento de expansión y, de la misma manera, se espira durante la contracción, ello se llama anuloma o respiración alterna. El ejercicio anuloma proporciona armonía entre los tejidos de los órganos respiratorios y el resto del cuerpo. Aunque el anuloma es la regla general, existen situaciones en las que uno debe o debería espirar durante un movimiento de expansión –sin embargo, nunca se da el caso opuesto porque los movimientos de contracción no se pueden realizar inspirando. Esto puede recomendarse cuando uno está tenso, obeso o rígido o es una persona mayor. Veamos como ejemplo la postura de la cobra. El movimiento de la cobra es un movimiento de expansión que debe realizarse tumbado boca abajo mientras se inspira. No obstante, una persona tensa lo encuentra extremadamente incómodo porque tiende a poner rígidos los músculos y a evitar prácticamente que su espalda se doble. La misma situación se daría con una persona obesa porque la barriga tiende a añadir presión al inspirar. Así que, la gente con estos problemas puede espirar al hacer ejercicios de expansión. Corresponde al maestro y/o al alumno determinar qué tipo de respiración es apropiado para cada vinyasa en particular.
Una regla general suele ser: “en caso de duda, espira al hacer el movimiento”.

RITMO RESPIRATORIO EN LA PRÁCTICA DEL VINYASA

Durante la práctica del vinyasa yoga, se debe realizar una respiración ujjayi o sonora porque el ujjayi facilita el control de la respiración sin ayuda, lo cual es necesario. Si, al hacer varios vinyasas en una secuencia, el practicante siente que ha trabajado demasiado o se queda sin respiración, tiene que descansar uno o dos minutos para recuperar el aliento. Aquellos que practican estos vinyasas a menudo descubren que su ritmo respiratorio disminuye gradualmente con el paso del tiempo, tanto durante la práctica como habitualmente; la mente también se relaja más y se llena de júbilo. Hay yoguis que pueden hacer yoga a un ritmo constante de cuatro respiraciones por minuto, incluso durante una hora de práctica. Algunos expertos mantienen un ritmo de sólo dos respiraciones por minuto sin sentirse asfixiados ni apurados. Esta gente demuestra una relajación extrema al permanecer en una postura compleja, como la postura sobre los hombros, la postura sobre la cabeza, el estiramiento posterior o el mahamudra.

CONCENTRACIÓN DE LA MENTE EN LA RESPIRACIÓN (ANANTA SAMAPATTI)

La palabra sánscrita ana significa respiración –ana equivale a soasa, una conocida palabra sánscrita que también significa respiración. Samapatti es la concentración mental total. La persona debe centrarse mentalmente en la respiración durante la práctica del vinyasa. Cada vez que se nos vaya a mente a otra cosa, debemos esforzarnos en volver suavemente a concentrarnos en la respiración.
Por lo general, a la mayoría de la gente le resulta fácil mantener la atención mental centrada en su respiración y por eso disfruta del proceso.
El vinyasa krama en la práctica del yoga asana era el pilar de las enseñanzas de asanas de mi gurú.
Durante treinta años, estudié este método con él, observé cómo enseñaba a otros y participé en exhibiciones. Ni una sola vez lo vi enseñar a practicar asanas sin vinyasas y/o respiración coordinada para acompañar los movimientos.
Ésta es la clave para enseñar vinyasa krama correctamente. Hay que mantener la práctica con una respiración suave y lenta y también conocer todo el abanico de asanas. Sólo mediante un conocimiento
pleno y una cuidada selección de todos los asanas, los maestros y terapeutas pueden diseñar
programas de forma adecuada para alumnos con diversas necesidades.

VINYASA KRAMA por T.K.V. Desikachar


Desikachar

Corresponde a la secuenciación adecuada para alcanzar un objetivo. El orden en que se hacen las posturas en una práctica de Asana no es un asunto arbitrario. Puede usted tener todos los ingredientes adecuados para una práctica poderosa, pero si están en un orden poco apropiado no sólo no alcanzará su objetivo, sino que también tendrá probabilidades de hacerse daño.
Es como si los Asanas fueran las letras del alfabeto. Puestas al azar sin un propósito no tienen sentido alguno, pero ordenadas crean palabras, frases, y amena literatura. Cada Asana puede tener un efecto diferente según los pasos que conduzcan a él y los que sigan a continuación. Cualquier postura puede ser provechosa o perjudicial, dependiendo de sus factores. Entonces Vinyasa Krama se entiende también como el “ordenamiento inteligente de las posturas para alcanzar un objetivo”. Desde luego que hay muchas maneras de conseguir la mayor parte de los objetivos. En Asana también hay muchos Vinyasa Krama diferentes para cada postura. Las diferencias pueden centrarse en torno a las características físicas de los alumnos, las limitaciones o resistencias implicadas, o la intensión de las posturas. Una única postura puede tener efectos completamente diferentes, dependiendo de la secuencia que conduce a ella. Vinyasa Krama significa pasos dados en forma inteligente y ordenada. Cuando se ha establecido un objetivo, se necesita determinar como alcanzarlo de manera segura y eficiente. Para llegar a cualquier parte hay que saber cual es el punto de partida. Como cada uno de nosotros es diferente, el punto de partida de la práctica de cada persona será también diferente, aunque nuestros objetivos puedan ser los mismos.
Aquí está el valor de Vinyasa Krama en el camino de evolución personal. El proceso considera el punto de partida, las características específicas, y las limitaciones de cada individuo al planificar el camino hacia el objetivo. Ese camino se basa en lo que realmente está sucediendo en su vida, cuerpo y entorno, y por eso determina de forma precisa la mejor manera para que pueda usted alcanzar su objetivo.
Un intento de alcanzar el objetivo dando un gran paso puede resultar descorazonador y peligroso. Si descomponemos el objetivo en varios pasos fáciles, manejables, aprenderemos bien cada uno de estos pasos, y con cada uno de ellos tendremos la sensación de hacer cumplido. Este proceso también da al alumno la oportunidad de detenerse y evaluar cada paso, hacer los cambios necesarios y después continuar. Esto mantiene tanto el camino como el objetivo adecuadamente actualizados a los constantes cambios que se están produciendo dentro y alrededor nuestro. Además, descubrimos que la sabiduría y la practicabilidad de este enfoque es útil en todas las facetas de nuestras vidas. El cambio hecho de esta manera se ejecutará suavemente, y resultará adaptado a las características personales, el entorno y los objetivos de cada individuo.
De este enfoque se desprende que Vinyasa Krama es un arte. Simplemente hacer versiones más fáciles de una postura como preparación para la postura final es un buen modo de comenzar, pero puede que no sea suficiente para conseguir el efecto buscado, y es posible que no satisfaga las necesidades del individuo. Conviene diseñar el Vinyasa Krama bajo la Guía de un profesor calificado.

LA FUNCIÓN DE LAS POSTURAS ESTÁTICAS EN VINYASA KRAMA

Puesto que la palabra Asana también significa “Permanecer”, algunas escuelas de Yoga proponen que todas las posturas han de realizarse permaneciendo en ellas durante largos periodos de tiempo. También la mayoría de los textos de Yoga sólo describen la postura final, sin dibujos o descripciones de sus etapas preparatorias. Como resultado, los alumnos suelen intentar hacer sólo estas posturas finales, trabajando para permanecer en ellas durante periodos prolongados.
En realidad, no puede haber una verdadera “permanencia” o inmovilidad en una postura porque todo Asana está controlado por la respiración, y una respiración correcta implica movimiento del cuerpo. Hasta las posturas mantenidas durante un tiempo especificado implican el movimiento causado por la respiración. Este estado es una inmovilidad dinámica más que una ausencia de movimiento. Así, la permanencia en una postura debería ser el resultado de un movimiento, en el que el deseo de moverse debería desaparecer.
Otras escuelas plantean que las posturas sólo pueden ejecutarse en un número específico de movimientos en una secuencia exacta que no puede variarse, bueno ambos puntos de vista extremos para ver la practica de Asanas desconocen el valor del punto de vista opuesto, en realidad no se trata de uno u otro en Hatha Yoga, sino de ambos, buscamos la integración personal y evolución en base a lo que resulta más adecuado para cada quien.
El requisito previo para conseguir una postura o destino final cualquiera, es el movimiento que antes fue necesario para llegar a esa posición. No puede existir permanencia sin un movimiento previo. Hay que saber cómo moverse para saber cómo permanecer en una determinada postura; se tiene que saber cómo usar el movimiento y la respiración en conjunto y correctamente para poder mantener una postura en la que ambos resulten cómodos. Sólo entonces conseguirá los beneficios de la permanencia. De otro modo, la permanencia puede ser una contorsión forzada de cuerpo, y no tendrá ninguno de los aspectos provechosos del Asana. A veces podrá darse cuenta de que está forzando una postura, a diferencia de la práctica correcta de Asana, prestando atención a su respiración.
Si acepta el concepto de permanecer en las posturas de esta manera, su experiencia en la etapa final será agradable y útil. Muchos alumnos que asumen que las posturas han de ser siempre mantenidas, y que por lo tanto comienzan a aprenderlas de este modo, se frustran y pierden motivación. Ciertamente tienen que trabajar demasiado, y desgraciadamente, es posible que nunca lleguen a sentir los efectos positivos de un Asana estacionario pero cómodo. Y de la misma manera, quienes establecen una practica dinámica sin apreciar el valor de permanecer conscientemente en una posición, llegan a divagar en un vuelo imaginativo y fantasioso sin localizar su pensamiento hacia el interior en la búsqueda de la integración personal, pues bien la prosecución de un equilibrio entre una estabilidad en movimiento y la practica dinámica para focalizar la mente debiera ser el objeto de nuestro estudio en la experiencia de Yoga Asanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...