"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

jueves, 10 de mayo de 2012

FLEXIBILIDAD – La clave de la salud y la juventud


Una de las diferencias fundamentales entre un cuerpo joven y un organismo senil reside en la flexibilidad del primero y en la rigidez del segundo; en otras palabras, flexibilidad es igual a juventud.
Los practicantes de Yoga conservan una flexibilidad inigualada hasta una edad muy avanzada.
El secreto de la flexibilidad en el Hatha Yoga estriba en la elongación de los músculos contraídos por efecto de las tracciones lentas y progresivas. Este estiramiento de los músculos previamente relajados constituye una característica esencial de las asanas, que explica también porqué relajan mejor y más pronto que la gimnasia, la que procura el desarrollo de la musculatura somática mediante la contracción repetida de los músculos voluntarios. Un deporte tiene mayor reputación en tanto mayor sea el número de músculos que fortifica. Aunque la tendencia actual sea en Occidente la de introducir fases de relax rápido en el curso de los movimientos, el conjunto, a pesar de todo, es fundamentalmente diferente de lo que se produce en una postura yóguica. Recordemos algunas nociones de la fisiología del músculo voluntario (estriado).
El músculo puede encontrarse normalmente en tres estados diferentes: en contracción, en tono y relajado.


CONTRACCIÓN

Es la fase “útil” del funcionamiento muscular, durante la cual el músculo, al contraerse, actúa sobre el esqueleto y proporciona el trabajo mecánico que permite efectuar el movimiento. Es la base casi exclusiva de la gimnasia y los deportes.

TONO

El tono es el estado normal de cualquier músculo “en vigilia”, no activo, pero listo para contraerse en cuanto le llegue una orden bajo la forma de un impulso nervioso.

RELAJACIÓN

En este caso, el músculo está “distendido”. Es el estado de los músculos durante el sueño y en los ejercicios de relajamiento del Yoga.

A estos tres estados hay que agregar otro –excepcional en la vida corriente- que es el músculo estirado.
Es una situación particular y completamente diferente de las otras tres, en el sentido de que el músculo es incapaz de estirarse por sí mismo: el estiramiento se produce por una acción exterior. Como es sistemáticamente utilizado en todas las asanas, es indispensable conocer bien esta propiedad particular de los músculos, a fin de ejecutar correctamente las posturas y comprender mejor su acción. La elasticidad del músculo es muy diferente de la del caucho, que deja estirar hasta que se rompe. El músculo, por el contrario, es muy extensible en su límite normal de elasticidad. Cuando éste se alcanza, el músculo puede aún estirarse, pero lentamente. Entonces se estira, y lo hará tanto mejor cuanto más relajado esté. Una tracción brusca sobre músculos no relajados puede incluso traumatizarlos. Una tracción lenta, progresiva, continua sobre un músculo descontraído no ofrece peligro; por el contrario, entraña una serie de efectos favorables, de los que el primero es exprimir la sangre, espacialmente la venosa. La circulación venosa depende no del impulso cardíaco, sino de las contracciones y descontracciones alternativas de los músculos que, al comprimir las venas, impulsan la sangre hacia el corazón. Pero solo el estiramiento vacía el músculo a fondo. En cuanto cesa, el músculo retoma su volumen normal y “aspira” sangre nueva que lo enjuaga, lo desengrasa y lo alimenta.
Además, y esto explica por otra parte porqué las asanas confieren mayor flexibilidad que cualquier otro método, cada estiramiento hace retroceder el límite de elasticidad normal de los músculos, y por consiguiente explica porqué el cuerpo se relaja siempre más y más.


PARA LA PRÁCTICA

Puesto que en cada asana cierto s músculos o grupos de músculos sufren una tracción, hay que localizar la atención en ellos y descontraerlos con cuidado antes y durante la tracción, la cual debe ser lenta y progresiva. La Pinza, por ejemplo, ejerce una tracción sobre los músculos de la espalda y pronto se llega al límite. Sin embargo, si espera algunos instantes relajándose en esta posición, constatará que puede ganar algunos centímetros mediante una tracción progresiva de los brazos. Por esta razón, los movimientos repetidos y a tirones deben excluirse en el Yoga, ya que impiden la relajación muscular, condición indispensable y previa en todo estiramiento.

Esta relajación del músculo, fuera del sueño, es un acto voluntario, por tanto consciente, y por ello las asanas requieren una atención concentrada. Cuanto viva usted las asanas, más atento y concentrado estará, mejor se relajará y podrá estirar mejor sus músculos. Se relajará rápidamente y sin dolor. Esta atención concentrada constituye un excelente ejercicio de control mental y predispone para el Raja Yoga.

Fuente: “Aprendo Yoga” – André Van Lysebeth

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...